miércoles, 16 de mayo de 2018

Nuevas obras de arte en AIL Madrid de Calle O'Donnell

Recientemente, las clases de nuestro centro de O’Donnell han sido adornadas con nuevas obras de arte de una artista emergente de Madrid, Raquel Portillo Caballero. Cada clase acoge ahora un diseño único que retrata algo característico de cada una de las ciudades españolas a las cuales hacen referencia los nombres de nuestras clases. Las aulas comparten color con cada retrato de modo que las paredes están pintadas de la misma tonalidad. El resultado de la combinación del arte de Raquel y la estancia, son las clases más elegantes estéticamente de España. Estamos convencidos de que unas aulas bien decoradas proporcionan una mejor atmósfera e inspiran a nuestros alumnos para pensar de forma más creativa, dar lo mejor de ellos mismos y aprender más. 

La pasión cultural de Bilbao 


Raquel eligió retratar lo más característico de Bilbao, el Guggenheim, y la pieza realmente hace justicia a la magnificencia del museo. El metálico edificio se encuentra sobre un fondo rojo descolorido; su construcción angular destaca de cara a aquel que lo observa gracias al estilo de textura de Raquel. Las luces y sombras presentan la magnitud del edificio del mismo modo que domina la ciudad, abarcando la mayoría de la pintura.

Peregrinación a Santiago de Compostela



La vista más impresionante de Santiago de Compostela es el paisaje que ofrece su catedral. De modo que, por supuesto, Raquel basa su diseño en esto, ayudando a nuestros estudiantes a conseguir mayor conocimiento de España como un todo. La antigüedad de la ciudad se muestra claramente en esta obra gracias al uso de colores pastel y acuarelas de Raquel. En el primer plano de la imagen se posiciona un bastón con una concha, que representa a los peregrinos que continúan haciendo el Camino de Santiago. En lugar de restar valor a la Catedral, el bastón añade interés para el espectador y atrae la atención sobre el espectáculo en sí mismo. 

Poder, sabiduría y ciencia en Granada 




Granada no sería la ciudad que es ahora sin la Alhambra proyectando su sombra sobre las viviendas blancas que están a sus pies. El fondo rosa de Raquel presenta el Patio de Los Leones entre las paredes del edificio. La representación es majestuosa y representa la silueta de una corona cuando los chorros de agua emergen de la fuente, otorgando un aura de realeza a la pieza.   

El arte de Sevilla




Este diseño difiere de otras piezas de Raquel simplemente porque retrata a una mujer vestida de flamenca para simbolizar Sevilla en lugar de un punto de interés físico como en otras pinturas de la escuela. Curiosamente, Raquel omite todas las características de la mujer por lo que no cabe duda de que es algo representativo de la esencia de Sevilla en su totalidad. El estilo es dramático, el rojo contrasta con el fondo amarillo, envejecido y ligeramente dañado, lo que se suma a la longevidad de la tradición, en la que Raquel hace que nos enfoquemos. Aparte de ser una ciudad maravillosa, Sevilla tiene una cultura rica y dinámica, tal y como se muestra en la pieza. 

Sobrevolando Málaga 


La preciosa ciudad costera de Málaga es también el hogar de una población cosmopolita, atrayendo así a visitantes de todo el mundo. La perspectiva aquí es desde arriba, presentando la ciudad en un tono púrpura, lo que transmite un magnífico brillo a través de la pared costera. Quizás esto muestra la progresión de la ciudad, que comenzó en la costa y se extendió hacia el interior durante sus 3.000 años de historia. En el centro del paisaje de la imagen, el Teatro Romano sobresale, representando la extensión del pasado histórico de la ciudad. En la parte derecha de la pintura, la Alcazaba, un palacio fortificado, nos da un ejemplo de las fuertes raíces árabes que posee la ciudad. 

La Barcelona de Gaudí  


La presencia de Gaudí resuena por todo Barcelona, y resulta difícil evitar su increíble arquitectura mientras visitas la ciudad. Raquel pinta Casa Batlló, cuya longitud se extiende verticalmente a través de toda la pintura. Raquel enmudece los vibrantes colores de la escultura de Gaudí, imaginando una Casa Batlló más simplista. El edificio no es distintivo; en cambio, sus bordes están borrosos, quizá para que la pintura sea representativa de la influencia de Gaudí sobre Barcelona como conjunto. 

Valencia: La ciudad de la ciencia 


Valencia es una ciudad con dos mitades: la mitad de la ciudad antigua y el mar en contraste con la innovadora y moderna construcción del Museo de la Ciencia, rodeado de jardines que se han convertido en la desembocadura del río. El fondo rosa, moteado con marcas amarillas, representa la historia de la ciudad. El estilo esquelético del museo que reproduce Raquel puede representar el choque entre la antigua y la nueva vida, ya que el museo impone un sentimiento futurista sobre el corazón de Valencia. 


Segovia y su Acueducto interminable 



Uno de los diseños más simples de Raquel, el Acueducto de Segovia, está pintado con amarillos profundos y dorados, remontándose a la época romana en la que fue construido. Los colores claros enfatizan la luz del sol que atraviesa los arcos, y la perspectiva que crea Raquel retrata la extensión de la construcción a medida que continúa alargándose a través de la ciudad en la distancia. El Acueducto fue construido con 25.000 bloques de granito y en su punto más alto alcanza una altura de 28,5m. ¡No se le puede perder de vista! 

León: Color e Innovación 


Raquel representa aquí el Museo de Arte Contemporáneo, la atracción más moderna de León y quizás uno de los edificios más modernos de la colección “AIL Madrid Collection” de Raquel. El edificio original está hecho de bloques de color individuales y distintivos, difiriendo de muchas formas del retrato de Raquel, donde la coloración general es más oscura y los bloques de colores se difuminan entre sí. El efecto de la sombra que rodea el edificio da a entender su gran tamaño. 

Siglos de cultura en Salamanca 



Raquel ilustra la magnitud de la Plaza Mayor de Salamanca a través de una perspectiva distanciada que es transmitida por los arcos que aparecen en el primer plano de la imagen. El diseño de Raquel no sólo es efectivo visualmente, sino que también simula la magnitud y naturaleza simétrica de la estructura. La imagen tiene también un sentimiento doctoral, ya que la ciudad es famosa por su universidad, una de las más antiguas de Europa y aún hoy, la ciudad es reconocida internacionalmente como sede de aprendizaje de alto nivel. La construcción de la universidad es tan intrincada que hay muchos detalles escondidos en los muros exteriores para que los visitantes las encuentren. 

Los pintorescos patios de Córdoba 



El calor seco de los meses de verano de Córdoba fuerza a sus habitantes a ajustar su estilo de vida, añadiendo patios abiertos a sus casas. Aquí, los patios son encantadores y contienen elementos botánicos. Los colores verdes presentan un ambiente tranquilo donde el ritmo de vida es lento y el espectador casi puede ver el calor en el pequeño jardín a medida que la luz trasciende sobre él. 

Días de ensueño en Cádiz 



Se piensa que Cádiz es la ciudad más antigua del oeste, ofreciendo mucho en cuanto a su gran historia. Como se puede ver en la pintura, lo más remarcable es el tramo de mar que separa Cádiz del continente. Este puerto fue usado para comerciar con América, por lo que fue el centro neurálgico de la ciudad. Ahora, la ciudad cosmopolita es conocida por sus increíbles puestas de sol, como se puede ver en la pieza con el resplandor púrpura del sol que se extiende a través de la catedral de una forma elegante.

Ve el trabajo de Raquel

Ven a visitarnos a Calle O’Donnell 27 y contempla estas magníficas piezas de arte en cualquier momento de lunes a viernes entre las cinco y las siete de la tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario